Messi, el retorno de la pesadilla

Desde que el ser humano es ser  humano, se conoce la envidia. Desde que se inventaron las palabras “nosotros” y “los otros”, los intereses, la rivalidad, la propaganda, el partidismo, la xenofobia, el chovinismo, el etnocentrismo y demás bajezas del ser humano. Y, por supuesto, la competencia. En mitad de todo, la comunicación juega un papel crucial. Y de la comunicación, por desgracia para todos nosotros, se encarga el periodismo. Y el periodismo, a su vez (mal empleado), se encarga de alimentar los intereses, la rivalidad, la propaganda, el partidismo, la xenofobia, el chovinismo, el etnocentrismo y demás bajezas del ser humano.

El fútbol no se iba a librar de nada de esto.

Ha acabado el mundial y la mayor noticia que debería haber dado es que el campeón ha sido una inmensa Alemania, que ha demostrado que aún se pueden ganar títulos mediante la pelota, mediante un virtuosismo en el juego muy lejos de planteamientos físicos, rocosos y duros. Con la caída en Champions de Bayern y Barcelona y el ascenso de equipos defensivos (o de contragolpe, si quiere usted usar el eufemismo), parecía que el juego de asociación y posicionamiento estaba lapidado. Que el fútbol que venía era otra vez el del pasado, el de 11 hombres colgados del larguero esperando a que el rival fallase para ganar un partido. Pero no. Lejos de debates, parece ser que aún se puede dar espectáculo mientras se ganan mundiales.

Retomando el hilo, no ha sido la victoria de los alemanes lo que más ha sobresalido en el panorama internacional futbolístico. Han sido Messi y su balón de oro del mundial. Absolutamente a ningún medio ha dejado indiferente el hecho de que Messi haya sido premiado como mejor jugador del torneo. Para muchos, injustamente. Bien, veamos datos y precedentes.

En Alemania 2006 este honor se lo llevó Zidane. Marcó 3 goles y dio una asistencia. En la final, recibió una tarjeta roja por aquel famoso cabezazo a Materazzi. Aún así, conducta antideportiva inclusive, ganó el premio. Recordemos que por entonces, en España, Zidane caía muy bien como jugador del Real Madrid (a saber qué hubiera sucedido de ser culé), por lo que hubo alfombra roja a este hombre en todos los medios.

En Sudáfrica 2010, el galardón fue a parar a Forlán. El uruguayo había marcado 5 goles y dado 1 asistencia. Recordemos que Uruguay quedó cuarta en aquel mundial que ganó España maravillando al mundo. La decisión sorprendió, pues era obvio que cualquier jugador de España hubiera merecido tal premio, pero fue aceptada deportivamente y también fue vista como merecida por el jugador pese a su clasificación.

Llegamos al momento y al lugar del delito. Brasil 2014. El ganador del balón de oro del mundial es Lionel Andrés Messi, que ha marcado 4 goles y dado una asistencia. Goles, por cierto, totalmente decisivos para su selección. El 2-0 vs Serbia, a la postre el de la victoria tras el 2-1 de los Serbios. Su solitario gol a Irán salvó del ridículo a los argentinos y le dio los 3 puntos a su equipo. Los dos goles vs Nigeria permitieron que Rojo pudiera marcar el 3-2 definitivo consiguiendo el pleno de victorias en su grupo (algo que no ha conseguido, por ejemplo, Alemania). En octavos, su asistencia a Di María permitió que el partido no se fuera a los penaltis y pasaran a cuartos. En cuartos pasó más desapercibido. En semifinales contra Holanda, tanto él como Robben sufrieron marcajes férreos que no los permitieron brillar. No obstante, en la ronda de penaltis marcó el suyo, cumpliendo con su responsabilidad. Y, por último, en la final, fue el único que desbordaba y daba ocasiones de gol, con el que no podía la defensa alemana. No en vano, el propio Maldini no dejaba de narrar que los defensores alemanes tenían problemas con Messi y que no podían pararlo.

Por si esto fuera poco, para los que todo lo miden mediante estadísticas, les dejo estas: es quien más ocasiones de gol ha creado, es el atacante que más balones ha recuperado, es el que más regates ha conseguido con éxito, etc. ¡AH! Y cuatro MVP del partido, siendo el único jugador del mundial en conseguirlos.

Tras toda esta serie de justificaciones innecesarias (porque nunca jamás ningún otro jugador de la historia las ha necesitado cuando le han dado este premio, que es más anecdótico que realmente determinante para absolutamente nada) me hago una pregunta ¿A qué tanto revuelo? ¿Por qué tanta animadversión? La respuesta es tan sencilla como obvia: porque es Messi. Lio es sinónimo de pesadilla para muchos. La Pulga ha sumido en el terror a todos aquellos que alguna vez se han posicionado en su contra y, tras esta temporada con el Fútbol Club Barcelona para olvidar, se pensaban que ya estaba acabado. Pero no, ha tomado las riendas de su selección (que es Argentina, que no es un equipo de medio pelo como podría ser… no sé… ¡Portugal!) y la ha llevado hasta la final. Ha ganado un galardón que lo reconoce como el mejor jugador de la competición, y eso, para los que ya lo enterraban, ha sido un palo. Esa última palada de tierra que esperaban echar sobre su tumba en este mundial se les ha metido en los ojos, en la garganta, y no les permite respirar tranquilos ni ver que Messi sigue siendo el Dios del fútbol. Las pataletas que se pueden leer en los medios no son más que la confirmación de que Messi les sigue haciendo mucho daño, incluso cuando pierde una final de mundial.

Pobre Lio. Dentro de muchos años, cuando muera siendo presidente de honor del Barça, o de Newels, o de ambos, veremos videos suyos. Veremos sus jugadas, sus regates, sus pases imposibles. Veremos todo lo que le ha dado al fútbol. Lo veremos coronado, de verdad, como el más grande que ha dado la historia. Veremos a los que lo criticaban y nos reiremos de ellos. Entonces, quizá los descreídos de hoy se miraran al espejo y, por primera y última vez en su vida, conocerán lo que es la vergüenza y recordarán lo que era la dignidad que perdieron cuando escribieron las barbaridades que hoy leemos sobre él.

Que la chupen. Que la sigan chupando.

P.D. Adjunto portadas digitales del Diario Marca. Ese que tanto se sorprende de que Messi haya ganado el balón de oro del mundial.
Escrito por: @TuitElCamp

Escrito por: MrFutbolero

Artículo Messi, el retorno de la pesadilla escrito por MrFutbolero el día martes, 15 de julio de 2014. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario