El verdadero Tata

"Hemos tenido continuidad, intensidad y profundidad"

La frase, del Tata Martino. El partido, Barcelona 6 – Celtic 1. Un suspiro de alivio, de relajación en el cuerpo. No sólo para él, sino también para miles de culés en el mundo que esperaban un modelo de juego reconocible. Es una frase muy reveladora, a la cual le agregaría: “y Neymar hizo tres golitos”.

Del Tata sabemos que el club de su vida es el mismo que el de Messi y el de Bielsa. Newell’s Old Boys. Ahí fue donde logró los mejores años de su carrera. Era un diez, uno de esos futbolistas sobrados de técnica que están en extinción. Era tan bueno que no necesitaba correr. Todo cambio con el extraordinario Bielsa. Le dejo claro que a partir de entonces, tendría que correr. Y no para buscar espacios o apoyar carreras de ataque, que también, sino con la finalidad de  elaborar tareas defensivas. No fue solamente ese detalle, pero al Tata se le hizo la luz y comprendió que el fútbol tenía algo distinto, y que por ello valía la pena esforzarse. El resultado es el famoso y emotivo “¡Newell’s, carajo!” cuando ambos se coronaron campeones.

El Tata tuvo un fugaz paso por España, jugando como tinerfeño. Regresó al club de sus amores donde a su debido tiempo se le organizó un partido de homenaje-despedida. Al medio tiempo de dicho encuentro, un pibe saltó al césped e hizo jueguitos con la pelota. Lo hizo tan bien, que la hinchada le gritó maradó. Era Messi.

Saltemos algunos años.

Tras un exitoso paso por varios clubes paraguayos, donde jamás perdió dos paridos seguidos, un olvidable saltito en argentina, y una época dorada de regreso en Paraguay, el Tata asumió a finales de 2006 el mando de la selección guaraní, escuadra con la que inició labores en 2007.

Para entonces, el Tata, maduro, experto, tenía ya entonces lo que me parece su principal cualidad. El realismo. El Tata es el Realista. Tenía fundamentos claros sobre el modo de juego, pero también un conocimiento de la gran fortaleza de los rojiblancos. La solidez defensiva. El resultado: Paraguay hizo una eliminatoria brillante, cacheteo a grandes selecciones de Sudamérica y fue al mundial de Sudáfrica 2010, donde salió directo de fase de grupos para superar al equipo nipón y  embestir a la Selección Española, que sufrió lo suyo para saldar el encuentro e ir a su destino con la copa.

El Tata tenía un equipo sólido, fuerte, que se defendía bien y aprovechaba sus recursos al ataque. Era un equipo realista. Tan realista que superó a la Brasil en construcción de Neymar en la Copa América de 2011 y llegó a la final del certamen, donde el tridente Uruguayo le pasó un baño de realidad también. Paraguay cayó por tres a cero.

El Tata, realista, comprendió que su tiempo había terminado y dio un paso al costado. Rechazó una oferta de la selección cafetalera y escucho el llamado del club de sus amores, Newell’s, que se iba a la B.

Newell’s no sólo no descendió, sino que además consiguió un brillante título liguero, en el que dejó jugadas para el recuerdo, con un esquema 4-3-3, abriendo el campo, subiendo a los laterales, con el 9 participando en la creación…y en el que apeó a Boca de la Copa Libertadores, cayendo contra el Mineiro de Ronaldinho –me seco una lagrimilla- en semifinales.

Suddenly, it happens.

Tras una convulsa serie de eventos desafortunados (En mi muy particular opinión: presidencia de Rosell, displicencia de la plantilla, semifinales de Champions contra el Chelsea, salida de Guardiola, primera recaída de Tito Vilanova, segunda recaída de Tito en plena pretemporada) Gerardo Martino es anunciado como nuevo entrenador del Barcelona, adquiriendo de pronto una fama universal. En un momento sumamente crítico.

Aquí hay que hacer una reflexión dolorosa. Ancelotti, el técnico del segundo equipo de Madrid la hizo con ánimo de ofender, pero tenía razón. Y es que el Tata no sabía cómo se manejaba el club ni la sociedad futbolística deportiva en Europa. Cuando se le contrató, imagine que un proceso de tal calibre se saldaría al costo de cero títulos en la temporada. Inmediatamente me calló la boca con la supercopa ante el gran atlético. Hay que decir de todos modos que en relación a su cruce dialéctico con Ancelotti, cien millones de euros no los debería valer no digo Bale, ni siquiera Messi, pero es tema para otro día.

De cualquier forma, el Tata, realista, va aprendiendo. Y creo que mucho sobre las circunstancias de su fichaje. Estas:

- La enfermedad de Tito, en plena pretemporada, sin tiempo para nada. Ni para negociar.

- La opción Luis Enrique, interesantísima, pero cerrada por su fichaje al Celta de Vigo. Hubiese sido un error mayúsculo además de traumático.

- La relación del Tata con Messi, fuese cual fuese. Alguna hay, ya sea por ser el ídolo de la niñez de Messi, grandísimo honor, o por que quisieran poner un spa. Da igual. Mínimo, el visto bueno del Mejor del Mundo lo tendría.

- El estilo. El Tata con muchos conceptos de Bielsa, pero sin hacer de romántico. Si hay puntos del maestro Bielsa que te hacen perder, mejor ignorarlos. Realista. Y abrir el campo.

- Técnico desconocido parcialmente, y desconocedor medianamente de Europa, lo cual implica que no habría mucho problema con que una plantilla bastante pesada, por lo menos en cuanto a títulos se refiere, le aceptará y que además no podría influir demasiado en la política nefasta de Rosell, como por ejemplo, la gira asiática.

En suma, que el Tata no fue contratado, digámoslo así, principalmente por su talento, que lo tiene.

Y que nada más firmar, ya tenía tarea sobre la mesa. Sin ir muy lejos, detectar los problemas de juego, recuperar el estado anímico, fortalecer el estilo o imponer uno nuevo, conocer las capacidades actuales de la plantilla, lidiar con el entorno y la horripilante política de fichajes, aguantar a la prensa, hacer debutar a Neymar, etcétera.

Y el Tata es sensato. Realista.

Así que en un equipo exigente, como lo es el Barcelona, que lucha con gigantes, uno de los cuales amaña cuando puede, y tiene que ganar títulos, lo primero son los resultados. Y con tanto trabajo por delante para el cual lo que se necesita a menudo son años, el Tata optó por asegurar con resultados una base y estabilidad para comenzar. Y los consiguió. Aunque a un gran precio. Las líneas se separaron, se perdió la posesión, y el dominio en fases del juego. Valdés salvo varios puntos. Se peleó con el entorno. La presión no era solidaria. De pronto, lo que decía no coincidía con lo que hacía. Perdió de pronto dos juegos seguidos. Tomo nota y anunció en la plantilla, con sensatez, que quién se lo había hecho no se la volvería a hacer. Si querían ser displicentes, no jugarían. No digo nombres.

Pero ganó un título, es colíder de la liga y primero de grupo en Champions. Ha ganado un clásico e igualado records de efectividad. Ha sentado a Messi cuando era conveniente, le cambió de posición según se requirió y supo hacer entrar a Neymar en la dinámica del grupo. Tiene asignaturas pendientes, como la cantera, pero no se le pueden exigir cosas a quién no prometió nada. Los resultados, a la luz de la razón buenos. Las sensaciones, regulares.

Hasta hoy. Y es que, nuevamente ante el Celtic en Champions, se notó algo importante. Un equipo equilibrado, que encimó recuperó, fue paciente no se alteró, apenas coincidió ocasiones y goleó. Neymar brilló y se estrenó a lo grande en Champions. No importa la fortaleza del rival porque no lo hay pequeño y si un equipo golea es porque puede hacerlo. A veces se necesitan estos puntos de inflexión en las grandes gestas.

Nada es perfecto aún, como lo fue en la era Guardiola. La presión no fue conjunta, se dejó espacio entre líneas y los últimos minutos de displicencia permitieron un gol en contra. Pero la sensación es que empezamos a ver al verdadero Tata. "Hemos tenido continuidad, intensidad y profundidad". Dijo. Y fue un alivió, porque parece que ya conoce tanto que podrá al fin empezar a trabajar en acercar al Barcelona a lo que fue, en hacer lo que puede y lo que es capaz. Pero también se dice que ahora conoce tanto que podría marcharse a fin de temporada.

Esperemos. Qué no sea así.

Escrito por: @aquilaetleo

Escrito por: MrFutbolero

Artículo El verdadero Tata escrito por MrFutbolero el día jueves, 12 de diciembre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario