La mala herencia de Pep

Nos tenían tan mal acostumbrados que todo lo que viene sabe a poco. La excelencia que se alcanzó con Guardiola fue de tal magnitud que cualquiera diría que ahora son mediocres. Pero la realidad es que de la belleza hemos pasado a la simpleza y de la horizontalidad a la verticalidad. Y solo tiene un motivo, que todos van sumando años, sobre todo aquellos que dirigen el cotarro.

No vale ganar al Milán 3-1. Ya no es suficiente ganar a un histórico del fútbol europeo. Ya no llena que te disparen solo dos veces a portería. No impresiona que Messi marque dos goles. La excesiva exigencia del Camp Nou volvió a hacerse presente con un Barça que retornó al juego de toque pausado, monótono y sin verticalidad. Y tampoco gustó. Entonces, ¿qué hay que hacer?

No vale que el Tata no conozca la derrota en 18 partidos, que el equipo haya conseguido la clasificación. Pero el partido frente al Milán fue la pera. El rún-rún volvió al Camp Nou por el juego lento del equipo. Es decir, si juegan rápido y vertical hay debate y sino rún-rún. 

Eso sí, en el 17:14, bien fuerte Independencia, no vaya a ser que el equipo se duerma. De Barça-Barça poco. Está claro

Escrito por @MiguelLois

Escrito por: MrFutbolero

Artículo La mala herencia de Pep escrito por MrFutbolero el día jueves, 7 de noviembre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario