De Oporto al olimpo

Cuando más se busca menospreciar al mejor jugador del mundo, un mismo 16 de noviembre de hace diez años, el Barcelona jugaba en Portugal ante el Oporto de Mourinho un amistoso que no parecía tener ningún tipo de aliciente. Mou no era todavía el actor que es ahora y los Punto Pelota y compañía no existían aún. Pero ese día debutó Leo Messi, con 16 años.

Quizá fue casualidad o quizá una señal inequívoca del estreno de un jugador destinado a marcar una época en el fútbol. El caso es que Lionel Messi debutó con el '14' a la espalda, el mismo número que acompañó a otro mito del barcelonismo durante toda su carrera, el holandés Johan Cruyff.

Aquel día no vimos ni la velocidad, ni el desequilibrio, ni la visión de juego ni el olfato goleador del astro argentino. Todo eso vino después.

395 partidos y 327 goles. Haciendo un primer vistazo, las estadísticas impresionan, pero una vez profundizas, se palpa que Leo Messi es especial, que no hay otro como él y que ningún otro se parecerá, en todo caso será diferente.

Poner un calificativo a Messi es tarea imposible y quizás habría que inventar una nueva palabra. Lo bueno que tenemos es de poder disfrutar de una leyenda del fútbol. Tiene 26 años y ya está entre los mejores del mundo. Y lo que le queda.

Escrito por @MiguelLois

Escrito por: MrFutbolero

Artículo De Oporto al olimpo escrito por MrFutbolero el día lunes, 18 de noviembre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario