Entre Pinto y VALDÉSmoro

El refranero popular en toda su magnitud puede describir perfectamente situaciones futbolísticas. Yo me apoyaré en uno de mis favoritos: “entre Pinto y Valdemoro”. Esta expresión popular fue originalmente aplicada a las personas borrachas, que daban bandazos de un lado a otro y nunca llegaban a ningún sitio. Con el tiempo, y por extensión, acabó utilizándose para todas aquellas situaciones de duda o incertidumbre, en la que el resultado podía decantarse a uno u otro lado a partes iguales. Y eso es, exactamente, lo que está pasando en “Can Barça” con el futuro de dos de sus guardametas; Pinto y Valdés. Por ello, y porque sus nombres me vienen al pelo, me he permitido la licencia de alterar ligeramente el dicho y transformarlo a “Entre Pinto y Valdesmoro”.

Desde que la temporada pasada saltaran todas las alarmas con el anuncio de la no renovación de Valdés por el Barça por petición expresa del jugador, la inseguridad y el miedo a la transición se ha instalado en el seno del club. Encontrar relevo al mejor portero que ha tenido el Barça no es tarea fácil, y más aún cuando la sensación de muchos es que todo esto se podría haber evitado. ¿No crees?

Valdés ha defendido la meta blaugrana durante 10 años. Ha aguantado críticas y momentos de poca confianza de la afición en él. Los elogios solo le han llegado en su tramo final en el Barça. A veces tengo la sensación de que sólo cuando ha dicho que se iba, hemos sabido apreciar lo que teníamos. Los motivos de su adiós son muchos, pero los aficionados no debemos lavarnos las manos; en algún momento contribuimos a hacer mella en él. Y es que la portería de ningún equipo es fácil; pero la del Barça, lo es menos aún. La exigencia del culé es infinita, de ahí que no cualquiera esté capacitado –ni dispuesto- a asumirlo. ¿Lo estarías tú? Da vértigo solo el pensarlo…

Pero, para más inri, y volviendo al refranero popular, al Barça le “crecen los enanos”. Y es que si no tiene suficiente papeleta con buscar un buen relevo al primer portero del Barça, además, en el mismo periodo, deberá resolver la situación de su segundo portero; Pinto. El gaditano llegó al conjunto azulgrana la temporada 2007/2008 procedente del Celta de Vigo. Desde entonces, ha asumido su rol de segundo portero con una sonrisa en la boca y demostrando sus cualidades en los partidos de Copa, en los que él ha sido el guardameta titular, contribuyendo activamente a ganar 2 Copas del Rey.

Pero, sin duda, donde más ha destacado Pinto es en su labor de equipo, de grupo. Es una pieza fundamental –y quién sabe si imprescindible- dentro del vestuario azulgrana. Es pilar indiscutible del mayor estandarte del club, Leo Messi, y eso debería ser suficiente para replantearse si el hecho de prescindir de él podría ocasionar un efecto dominó de consecuencias negativas.

Sin que sirva de precedente, y sólo por esta vez, no me gustaría estar en el pellejo de Zubizarreta. Ahora tiene frente a sí la papeleta más importante y compleja que podría tener entre manos. Y, de alguna manera, haga lo que haga, será un error. Lo profesional y lo personal –la razón y el corazón- no siempre van de la mano, y decantarse por uno u otro, abrirá llagas. Pero Zubi tiene que dar un paso al frente y decidir. Ya ha estado quieto demasiado tiempo…

Escrito por: @Mente_Blaugrana

Escrito por: MrFutbolero

Artículo Entre Pinto y VALDÉSmoro escrito por MrFutbolero el día martes, 15 de octubre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario