El mito de la posesión

Todo comenzó el siete de noviembre del 2012. Ya saben, la primera temporada post Pep. El Barcelona de Tito termino el juego anonadado, impotente y frustrado al tiempo que Rod Stewart lloraba emocionado en la grada. Sí, hablo del 2-1 contra el Celtic.

Nada más terminar se desató una estruendosa tormenta de burlas contra la entidad barcelonista. Los años de frustración a nivel europeo por el férreo dominio azulgrana encontraron un punto de desahogo y lo hicieron justo en la seña más visible de identidad culé: la posesión.

Aquel juego de Glasgow terminó con unas estadísticas salvajes. El FCB hizo un partido “normal” en el cual sujeto al rival por el cuello y lo golpeó veintitrés veces, catorce de ellas en el rostro. Pero el Celtic, con la figura de Samaras, dio cinco golpes ciegos, de los cuales uno fue a la cabeza y otro al abdomen. KO. Y todo en medio de una posesión como probablemente no se volverá a ver en Europa. 89 %.

La de burlas que tuvimos que soportar por el odio que existe a un estilo que identificó al mejor equipo de la historia, el Barcelona 08/09.

Lo peor estaba por venir

El primero en mayo de 2013. Sin duda, el capítulo más doloroso que hemos vivido en los últimos cinco años. El equipo sufrió un horrible marcador global de siete goles a cero. Los sufrimientos de la temporada, la enfermedad de Tito y Abidal, la baja forma física, mental y motivacional así como la lesión de Messi desencadenaron en un bochorno que no tiene justificación, pero si explicación.

Llegó el momento que habían esperado los madridistas durante tanto tiempo. El equipo y el fútbol que los había y sigue humillando, había tenido una estrepitosa caída. La posesión había sido blaugrana, pero ya era una posesión como la que se había visto en Milán, tras el 2-0 que tapó la espectacular remontada en el Camp Nou por 4-0. Era una posesión tímida, humilde, avergonzada… que no buscaba herir, sino que no la hirieran. Era tener la pelota para defender, no para atacar.

La caverna mediática, la central lechera y los madridistas, se lanzaron como lobos rabiosos. Las risas, bromas e insultos se levantaron por doquier. Incluso un periodista que se jacta de no ser “ni pro Madrid ni pro Barcelona” llevó su paupérrimo análisis a decir simplemente que “la mentira de la posesión había terminado”.

Cuando se empezaba a calmar el ambiente, unas desafortunadas declaraciones de Xavi levantaron otra ola de críticas:

"Xavi: El Bayern no pudo dominarnos; la posesión fue nuestra"

Finalizó la temporada y antes del comienzo de la misma, ocurrió el desastre. Tito recayó de su enfermedad y la elección de su sucesor causo tanta sorpresa como la elección del Sumo Pontífice. El Tata Martino, argentino, fue el elegido para reconducir al Barcelona por la senda de la victoria.

El Tata tiene muchas virtudes, la mayor de las cuales es la sensatez. Esa misma sensatez que le hace reconocer en primer lugar, que lo que hizo Pep Guardiola es la historia de fútbol más hermosa jamás contada y por ende, modelo a seguir. En segundo lugar, su sensatez revela la verdad más grande del barcelonismo en los últimos meses; que ni él ni nadie es Pep Guardiola y por tanto, el equipo de Pep es irrepetible. Pero hay que tratar de acercarse a su modelo de juego. En la medida de lo posible. Y según las circunstancias.

Llegamos entonces al momento crucial del debate sobre la posesión, ese fetiche con poderes tan sobrenaturales que ya simula una presencia exterior a nivel de Cruyff o Laporta. Un ente con voz, opinión e incluso influencia sobre el juego.

Es el veintiuno de septiembre de 2013. ¿Lo recuerdan? El Barça visitó Vallecas y se llevó la victoria con un contundente 4-0, donde Valdés volvió a ser un héroe, Messi un extraterrestre y Neymar dejó destellos de su calidad.

Durante gran parte del encuentro, Alexis (@2010MisterChip) se mostró excitado con la posibilidad de que el Barcelona perdiera la posesión del juego por vez primera en cinco años. Y así lo pregonó hasta el final. Cuando se cumplieron los noventa minutos, la noticia explotó: El Barcelona había perdido la posesión en un juego.

Es interesante comprobar que incluso los grandes medios deportivos de España se fiaron de una fuente no oficial para dar el dato por válido, pero ya sabemos cómo se las gastan.

El debate estalló pese a la exitosa gestión de Martino, la seguida de victorias y el fenomenal arranque de Liga del equipo. La ira se levantó dentro del mismo barcelonismo en la indignación de que ni aún yendo las cosas tan bien se podía tener tranquilidad en el famoso entorno. “No me importa perder la posesión si así ganamos” se decía. Y era verdad. Así como una falsedad. Os lo probaré. Y para ello, primero os contaré un secreto. El debate surgió de la caverna. Sí, no surgió de un medio barcelonista, sino de la famosa central lechera, porque con su nula capacidad para analizar las claves del juego, atascados en sus disputas idiotas sobre quién la tiene más grande, vieron en este suceso el fin del ciclo, la desaparición del estilo de juego que los hacía morder polvo.

Lo interpretaron como la mourinhización del Barcelona, la desaparición de su identidad, la vulgarización de un equipo. Y es que mientras su Madrid no juega a nada, el FCB camina atrás para saltar hacia adelante. Se ampara en la seguridad del resultado para fortalecer la mente y recuperar su estilo vigoroso que sometió a europa durante cinco años.

Envidiosos, ávidos de venganza, no se detuvieron a pensar que el campo en Vallecas varía en dimensiones, facilitando la presión del local, que el mismo Rayo es un equipo con gusto por la posesión, que Martino empezaba a meter sus rotaciones, que precisamente ese día jugaba Song y no Busquets,  que… que había tantas cosas por analizar y no se analizaron…

Sí, mis queridos culés, durante días no nos explicamos la razón de este "gilidebate". Y es que la razón no venía de nosotros, sino de fuera. De ahí su incoherencia.

Y a todo esto ¿Debemos preocuparnos por la pérdida de la posesión en Vallecas?

No. Veamos. Líneas arriba mencione que la posesión es un fetiche. Y lo digo porque es en realidad la característica más visible de identidad del Barcelona. Es la cáscara que recubre la naranja, lo primero que percibimos. Pero no es más que el velo que recubre un entramado complejísimo de presión, ataque posicional, movimientos en diagonal, carreras, ocupación de los espacios y generación de ocasiones.

Es decir, LA POSESIÓN ES UNA HERRAMIENTA, un arma más que permite reducir el tiempo que el rival te puede causar daño, te da opción de tener hasta cinco rematadores en el área y desgastar a tu rival física y mentalmente.

La posesión no es una meta, sino una consecuencia de querer dominar el juego y marcar uno, dos, cinco goles por partido. Cuando se trabaja preparando un partido, no se trabaja pensando la posesión, simplemente es el resultado de un trabajo bien hecho y un estilo que enamora al mundo. Es la manera más efectiva y difícil de ganar un partido de fútbol, de ahí ese romanticismo que le rodea.

Es decir, el mito de la posesión consiste en pensar que el Barça juega para tener la pelota, no para meter goles. Que los entrenamientos son rondos, y no movimientos de cara a portería. Que el equipo mueve el balón horizontalmente y no DIAGONALMENTE. Que nos preocupa más perder la posesión que perder un partido y que si un día el FCB no domina el balón la mayor parte del tiempo, no podrá seguir ganando.

La posesión es la seña más evidente de una filosofía de juego que consiste en GANAR, GANAR Y VOLVER A GANAR pero NO ES la filosofía en sí. Sustituyan filosofía por idea, ya saben, Zlatan se molesta.

¿Si la posesión es una herramienta para ganar partidos, debemos preocuparnos de lo de Vallecas? ¿Tenemos una herramienta menos para conseguir la victoria? No. Ya he dicho arriba que Martino es una persona sensata, se dio cuenta de que en ese partido contra el Rayo no era necesaria esa herramienta y la guardo. Y así lo hará cuando lo considere necesario, de la misma manera que este año ganó al Celtic 0-1 con un dominio apabullante y perfecto. Y les confieso algo: Personalmente, espero que el FCB gané el clásico a la contra.

Escrito por: @Aquilaetleo

Escrito por: MrFutbolero

Artículo El mito de la posesión escrito por MrFutbolero el día miércoles, 9 de octubre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario