El Barca calibra la puntería

Tras la victoria en el clásico tocaba seguir en la misma línea. Un partido de máxima exigencia como es contra el Madrid siempre puede dejar muchas secuelas, por lo que el Tata interpretó muy bien la situación, y modificó la alineación para dar descanso algunos jugadores. El banquillo del Barcelona en Balaidos era un claro ejemplo de ello, ya que ahí podíamos ver a gente como Iniesta, Xavi, Neymar y Mascherano. Por lo que gente como Bartra, Puyol, Song o Pedro pasaron a estar en el once inicial. Por su parte, el Celta es un equipo que atesora una gran calidad en el centro del campo y delantera, pero que tiene en la defensa su punto más débil.

El Barca alineó un once que dejaba claro como pretendía jugar en este partido. Un centro del campo inusual, compuesto por Fábregas, Song y Busquets, y con dos extremos bien abiertos como son Pedro y Alexis. Con estos jugadores sobre el terreno de juego, la idea era que se intentara robar rápido en el centro del campo y realizar un juego más vertical. La posibilidad de introducir a Busi y a Song en el mismo partido, era una necesidad que podía surgir en este tipo de partidos. Cuando el Barca decide jugar así, los huecos que se dejan en el centro del campo son visibles, por lo que introducir a dos centrocampistas de un perfil defensivo es todo un acierto por el técnico.  El Celta tenía claro como debía de jugar este partido: presión alta e intensa para impedir la salida del balón limpia, recuperar en campo rival y realizar combinaciones rápidas para no permitir que el Barca se ajustase.

La primera parte empezó con los locales volcados, haciendo al dedillo lo que su entrenador les había propuesto. El Barca intentaba salir con el balón jugado desde la defensa, pero se hacía demasiado difícil y se corrían muchos riesgos. Pero como hemos comentado, el Barca también tenía sus armas para hacer daño, y no sólo dependía del control del partido como nos tenía acostumbrados las anteriores temporadas. Será imposible volver a ver un equipo tan perfecto como el de Guardiola, pero el Tata está intentando recuperar la presión, y en el primer gol les dio su premio.

Luis Enrique, es de esos entrenadores “estilo” Barca, a los que les gusta realizar un juego atractivo, de control, así como también, sacar el balón jugado de la portería. Fábregas robó un balón cerca del área contraria, encaró la portería, y tras un rechace el esférico le llegó a Alexis que solo tuvo que empujarla. Estábamos viendo un partido muy intenso, sin un claro dominador y con muchas ocasiones para ambos equipos. La primera parte del Celta fue ejemplar, tanto en esfuerzo como en organización, y sin ninguna duda, se mereció llevarse algo más de estos primeros 45 minutos. El Barca iba por delante en el marcador, pero no dominaba, intentaba jugar más vertical, pero era difícil con la intensidad que mostraban los locales. Para nada estaba siendo un partido cómodo como podía parecer en la previa del partido.

La segunda parte comenzó con los mismos jugadores sobre el terreno de juego. Pero algo cambio, algo les habló Tata que les hizo jugar de una manera más organizada. En la primera parte, pudimos ver que estaban jugando muy desorganizados. Tanto Song como Busquets se encontraban un poco descolocados. Quizás sea por la falta de costumbre de jugar juntos, pero no se llegaba a observar quien era el hombre que estaba jugando delante de los defensas, por lo que se creaban espacios que ninguno de los dos cerraba. Para bien del equipo, en este segundo tramo estuvieron más organizados, por lo que poder llevar el control del partido se hacía más fácil.  Messi empezó a aparecer, y cuando esto pasa, el Barca empieza a crear más ocasiones. La mejoría del equipo era evidente, pero también influyó el esfuerzo que habían realizado los locales, ya que en esta segunda parte se les notaba más escaso de fuerzas.

Tras otra gran combinación llegó el primer gol de Cesc, el cual  ajustó un gran disparo que pegó en la cruceta y rebotó en Yoel terminado entrando definitivamente en la portería. El juego del Celta había descendido notablemente, y el dominio pasó a ser totalmente del Barca, que tan bien hacía jugadas de posesiones largas como salía rápido encontrando con facilidad el área rival. El tercer gol del equipo vino tras una gran jugada de Messi que encontró nuevamente a Fábregas y este definió perfectamente. Pese a que el astro argentino no marcó, estaba mucho más activo teniendo más presencia en el juego y buscando continuamente marcar su primer tanto del partido. Como ya pasó en el partido frente al clásico, Tata supo manejar muy bien el banquillo y dio entrada a jugadores como Iniesta y Tello. El primero de ellos, para dar más estabilidad al equipo y realizar posesiones largas. El segundo, para buscar más desequilibrio. Con estos cambios, podemos encontrar el modelo “Martino”, buscar estabilidad pero siempre teniendo claro que hay que correr buscando los desmarques.

En definitiva, el Barca solventó un partido que con el inicio intenso que había tenido se vio que no iba a ser tarea fácil. Dejó notas positivas como la buena imagen de Valdés (otra vez), la proyección de Bartra, la estabilidad que son capaz de crear Song y Busquets y la combinación de estilos de juego. Lo negativo de este partido fue la lesión de Adriano, las molestias de Alexis  y la superioridad que supo crear el Celta en la primera parte. Hay que mejorar, pulir cosas, pero esto va por buen camino.

Escrito por: @Mikel_999

Escrito por: MrFutbolero

Artículo El Barca calibra la puntería escrito por MrFutbolero el día miércoles, 30 de octubre de 2013. Con un total de 1comentarios:
 

1 comentarios :

  1. Me parece que el Barça esta realizando un fútbol cada vez más serio, eficaz, práctico y no exento de cierta belleza. Pero a mi ya no me emociona, ya no vibro como antes, seguimos viendo un buen fútbol, pero ya no es ese estilo tan plástico y elegante. Sí, esta claro que los jugadores son cada vez mayores, que reemplazar al mejor Xavi es imposible, pero creo que la idea que nace de la directiva anterior, poco a poco se va acabando desde esta al no renovar jugadores, ¿qué hace Gotze en el Bayern, por ejemplo? No quiero atacar a esta o ninguna directiva del Barça, simplemente es una cuestión de que idea futbolística queremos dar desde dentro, y a día de hoy, a mi no es la que más me emociona, hemos perdido el alma.

    ResponderEliminar