De Galván Rey, Diego Costa y mi papá

Diego Costa tiene hoy por hoy un privilegio impensado apenas un años atrás: España y Brasil se pelean por tenerlo en sus selecciones. Bueno, seamos sensatos: más ganas tiene Del Bosque, pues Scolari apenas lo ha convocado una vez en el mes de marzo, para enfrentar un par de amistosos contra Italia  y Rusia. En esa ocasión debutó frente a los de Prandelli sustituyendo a Fred (¡Diego Costa suplente de Fred!) y jugando apenas 21 minutos.

El ‘Lagarto’, como le dicen al brasileño, es un gitano del balompié que a sus 25 años pasa por un momento estelar. Comenzó su carrera profesional el Portugal y ha sumado periplos por equipos españoles como el Celta de Vigo, Albacete, Valladolid, Rayo Vallecano y Atlético de Madrid. En este último despunta como un verdadero killer, logrando que la afición rojiblanca no extrañe de a mucho a Falcao.

Tras la Copa Confederaciones, Vicente del Bosque se dio cuenta, e incluso lo manifestó, que no ha encontrado un 9 a punto para la Selección. Hay que mencionar que las dos Eurocopas y la Copa del Mundo que obtuvieron los ibéricos lo hicieron con un delantero de ese perfil, por lo que se antoja necesaria la inclusión de Costa para la empresa que es ganar en Brasil 2014. Por ello, y por su deslumbrante rendimiento, es que el ‘Bigotón’ piensa en el ‘Lagarto’.

Costa se nacionalizó español a comienzos del 2013, más por dejar de ocupar un lugar de extracomunitario en el plantel del ‘Cholo’ Simeone que por sentirse propiamente español. Y es aquí donde, en mi opinión, está el dilema. Siempre he sido partidario de darle oportunidad a jugadores nacionalizados en las selecciones, pero no a todos. En este caso su llamado se inclina más por los hilos de la conveniencia (de ambas partes) que por un deseo sensato (de ambas partes).

El caso de Costa me recuerda al de Sergio Galván Rey, quien en el 2007 jugaba en Atlético Nacional y, con actuaciones brillantes, el colombo-argentino comenzó a ser el centro del debate: ¿tenía que ser llevado a la Selección Colombia? Ante la ausencia de gol del equipo de Jorge Luis Pinto, siempre dije que sí. En una ocasión, le comenté a mi papá que Galván tenía que ser llevado a la Copa América, que era más que Sergio Herrera y César Valoyes, quienes sí fueron llamados; que Galván se había nacionalizado precisamente para jugar en la Selección, que era injusto. Entonces, mi papá me dijo: “No, Galván no se nacionalizó solo para jugar en la Selección; lo hizo porque se siente colombiano, y por eso tiene más mérito aún, debe ser convocado”.

Como dije, Diego Costa es demasiado afortunado al contar con al posibilidad de jugar en dos equipos candidatos a ganar el Mundial de Brasil. Para mí, debería jugar con Brasil por una cuestión de principios. Sin embargo, también es cierto que la ‘canarinha’ no lo ha tenido entre sus planes, y es un tanto egoísta que ahora que los españoles lo quieren, sí se avispen.

*Siempre me quedé con las ganas de ver al tucumano Sergio Galván Rey con la camiseta de la Selección Colombia.

*Habrá que ver, en caso de jugar con la Roja, cómo encaja en el grupo pues tiene una personalidad pesada.

*No puedo creer que Leandro Damiao, Jo y Fred, ¡Fred!, estén por encima de Costa en la Selección de Scolari.

Escrito por: @Luisanrro

Escrito por: MrFutbolero

Artículo De Galván Rey, Diego Costa y mi papá escrito por MrFutbolero el día martes, 29 de octubre de 2013. Con un total de 0 comentarios.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario